Por los Museos

Leyendo el País me he encontrado con la publicación de un pequeño manifiesto por los muesos de la mano de Orham Pamuk, premio nobel de la literatura en 2006. Interesante escrito dónde es fácil estar de acuerdo en más de un punto viendo como están las cosas.

Modesto Manifiesto por los Museos

Creo que razón no le falta al reclamar el individualismo y humanismo en los museos, y que los nuevos no deben seguir el modelo de las grandes instituciones que son un símbolo nacional y objetivo de turistas guste o no el arte,  porque no esta bien visto haber estado en París y no pasearse por el Louvre para  poder decir lo pequeña que es la Mona lisa de Miguel Ángel. Deberian intentar buscar  la esencia de los pequeños museos a los que se refiere. Ésto, a mi parecer, da lugar a la creación de nuevos  museos contemporáneos que surgen como setas por las diferentes ciudades del mundo (1º mundo claro está) no con el objetivo  principal de promocionar el arte del siglo XX y emergente si no una forma de dar a conocer la ciudad y atraer a los turistas. Con esto no quiero decir que los museos como el British, el Louvre , el Metropolitan, el Prado entre otros, no sean grandes lugares a las que acudir para disfrutar de sus colecciones.

Lo que no comparto es  la idea de negar que un museo muestre la realidad histórica de una comunidad, hay que tener presente cual es la filosofía y lo que quiere mostrar al público la institución, es evidente que hay museos creados con ese objetivo, dar a conocer esa sociedad, comunidad a partir de su patrimonio cultural, eso sí, como bien reclama Pamuk, éstos no deben tener el objetivo de representar el estado sino al pueblo.

¿vosotros qué opináis?

Anuncios

Galeria & Café

Lugares como éste no se pueden esconder, hay que dar a conocer a voces el café Cosmo de Barcelona que nos proporciona una combinación perfecta: Arte y café.

Nada más entrar uno se encuentra en una cafetería acogedora y decorada con gusto,  un ambiente que no solo invita a quedarse anonadado mirando el local y las obras colgadas si no que apetece sacar el libro y culminar la combinación de arte y café con lectura, no se puede pedir más.

Si seguimos y nos adentramos en el local hay una zona diferenciada de la cafetería, la galería, donde los artistas pueden exponer sus obras de forma asequible, de manera que todo el que entre con la intención de tomarse algo además  puede ver el arte de nuevos creadores.

Seguro que si solo se tratase de una galería los artistas no tendrían el público que tienen, muchos curiosos, por eso creo que es una buena plataforma para que jóvenes artistas lancen sus obras, un lugar donde el arte emergente se da a conocer con  una taza de café, mientras picamos alguna cosa y leemos un buen libro.

De Goya a Delacroix

 

 

 

 

 

 

Estos días en Barcelona podemos disfrutar al mismo tiempo de  dos exposiciones monográficas con grandes obras de arte de la mano de Delacroix y Goya, ambas en un mismo recinto donde solo las separa unos metros de pasillo y el espectador puede disfrutar del diálogo que se establece entre ellas. Todo ello gracias a que el CaixaForum de Barcelona ha decidido celebrar por todo lo alto su décimo aniversario, y con estas dos exposiciones nos es de extrañar que la fundación haga records de asistentes, lo que ya se aprecia en las colas que se forman para poder acceder a las exposiciones en horas puntas.

El 15 de febrero se inauguró Delacroix(1798-1863) que nos muestra una retrospectiva del artista en todas sus facetas, en los diferentes géneros que abarcó y técnicas que utilizó. Poder apreciar grandes obras como Grecia Espirando sobre las ruinas de Missolonghi,  las mujeres de Alger con la que uno queda cautivado  por el cromatismo de la obra, o la trágica Medea junto los trabajos con modelos y retratos es todo un lujo. El ritmo y la distribución de las obras me parece algo desconcertante, no se aprecia bien qué criterio han seguido para la distribución de los ambientes y su recorrido,  pero a pesar de ello uno puede hacerse una idea de las grandes aportaciones de Delacroix en la pintura romántica y en su etapa final a la modernista, eso sí, si uno se documenta previamente puede que le facilite entender la exposición.

Es sabido de la admiración de Delacroix por el genio aragonés, de sus soluciones compositivas y pictóricas, y que tuvo acceso a los Caprichos desde su infancia. Desde el 16 de Marzo se unió en el CaixaForum Goya, luces y sombras, donde nos muestran y dan  conocer la trayectoria de Goya y sus etapas. Para quien conozca poco al artista es una buena exposición monográfica que, de forma amena y con cuatro obras representativas de sus diferentes etapas, hacen que el espectador  recorra los diferentes ambientes y se adentre en el mundo de luz y color de la primera etapa del genio, como pintor de la corte realista y su parte más oscura y crítica. Me parece una exposición didáctica, cargada de grabados que dan a conocer más al Goya grabador y crítico, lo cual no quita que podemos apreciar pinturas como parasol, retrato de Jovellanos, la duquesa de alba y la beata, o la maja vestida. La muestra empieza y termina con un autorretrato que les separa 20 años y nos da la posibilidad de ver a dos Goya diferentes, uno pintando con mirada al modelo concentrado en su trabajo y otro de mirada intensa, con conocimiento, serenidad y madurez.  Esta exposición se ha podido hacer gracias al acuerdo que ha llegado la fundación de la entidad financiera y el Prado con suerte para los barceloneses es el punto de partida de un total de cuatro exposiciones más.

Pero esto no dura eternamente y solo hasta el 20 de mayo podremos ver las dos exposiciones juntas en la fundación, así que aprovechen, vean y disfruten.