De Goya a Delacroix

 

 

 

 

 

 

Estos días en Barcelona podemos disfrutar al mismo tiempo de  dos exposiciones monográficas con grandes obras de arte de la mano de Delacroix y Goya, ambas en un mismo recinto donde solo las separa unos metros de pasillo y el espectador puede disfrutar del diálogo que se establece entre ellas. Todo ello gracias a que el CaixaForum de Barcelona ha decidido celebrar por todo lo alto su décimo aniversario, y con estas dos exposiciones nos es de extrañar que la fundación haga records de asistentes, lo que ya se aprecia en las colas que se forman para poder acceder a las exposiciones en horas puntas.

El 15 de febrero se inauguró Delacroix(1798-1863) que nos muestra una retrospectiva del artista en todas sus facetas, en los diferentes géneros que abarcó y técnicas que utilizó. Poder apreciar grandes obras como Grecia Espirando sobre las ruinas de Missolonghi,  las mujeres de Alger con la que uno queda cautivado  por el cromatismo de la obra, o la trágica Medea junto los trabajos con modelos y retratos es todo un lujo. El ritmo y la distribución de las obras me parece algo desconcertante, no se aprecia bien qué criterio han seguido para la distribución de los ambientes y su recorrido,  pero a pesar de ello uno puede hacerse una idea de las grandes aportaciones de Delacroix en la pintura romántica y en su etapa final a la modernista, eso sí, si uno se documenta previamente puede que le facilite entender la exposición.

Es sabido de la admiración de Delacroix por el genio aragonés, de sus soluciones compositivas y pictóricas, y que tuvo acceso a los Caprichos desde su infancia. Desde el 16 de Marzo se unió en el CaixaForum Goya, luces y sombras, donde nos muestran y dan  conocer la trayectoria de Goya y sus etapas. Para quien conozca poco al artista es una buena exposición monográfica que, de forma amena y con cuatro obras representativas de sus diferentes etapas, hacen que el espectador  recorra los diferentes ambientes y se adentre en el mundo de luz y color de la primera etapa del genio, como pintor de la corte realista y su parte más oscura y crítica. Me parece una exposición didáctica, cargada de grabados que dan a conocer más al Goya grabador y crítico, lo cual no quita que podemos apreciar pinturas como parasol, retrato de Jovellanos, la duquesa de alba y la beata, o la maja vestida. La muestra empieza y termina con un autorretrato que les separa 20 años y nos da la posibilidad de ver a dos Goya diferentes, uno pintando con mirada al modelo concentrado en su trabajo y otro de mirada intensa, con conocimiento, serenidad y madurez.  Esta exposición se ha podido hacer gracias al acuerdo que ha llegado la fundación de la entidad financiera y el Prado con suerte para los barceloneses es el punto de partida de un total de cuatro exposiciones más.

Pero esto no dura eternamente y solo hasta el 20 de mayo podremos ver las dos exposiciones juntas en la fundación, así que aprovechen, vean y disfruten.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s