El ¿Arte? de Damien Hirst

           Damien Hirst es el artista británico más conocido no solo por sus obras si no por todo lo que rodea al artista y sus creaciones. Las críticas sobre la autoría de sus obras no son pocas, según Hirst el valor de la obra no está en su ejecución si no en la idea del artista, su creatividad, y eso es lo que pone en práctica, son otras personas las que  llevan a cabo sus ideas y crean la obra de arte en sí. También ha dado mucho que hablar su interés económico que el propio Hirst reconoce sin problemas lo  que hace que lo tachen de materialista, cosa que no voy a poner  en duda que pueda serlo, es evidente el valor astronómico que han alcanzado alguna de sus obras que han hecho ascender al artista en la lista de los británicos más ricos alcanzando el primer puesto. Una de las obras que en subasta llegó a venderse por unos 74 millones de euros fue For the love of God, una calavera de platino con diamantes incrustados y dentadura de cadáver. Entonces, ¿Dónde está el artista que crea desinteresadamente y solo por el mero interés de mostrar su creatividad y expresarse al mundo?

For the love of God. 2007

En la Tate Modern de Londres podemos sacar nuestras propias conclusiones sobre Damien Hirst y sus obras en la retrospectiva que le dedica hasta el 9 de Septiembre. En ésta podemos ver sus primeras obras como Boxes de 1988 o el primer Spot Painting 1986 hasta Judgement Day del 2009. Pasando por A Thousand Years, la serie Spot Paintings, la serie de historia Naturalcon los animales en formolaldehído y las cabinas de medicinas.  Todas las obras giran en torno a la muerte y el ciclo de la vida, algo que evidentemente le dejó marcado su primer trabajo en un depósito de cadáveres.

A thousand years. 1990

Spot Paintings

Para saciar la curiosidad de muchos For the love of God se exhibe en el hall del museo con acceso libre, a diferencia de la retrosprectiva. Para ver el famoso cráneo que se dio a conocer por  ser la obra más cara de un artista vivo, hay que entrar dentro de un cubículo negro donde la oscuridad absoluta se rompe con el deslumbramiento de los diamantes que forman la obra de arte localizada en el centro y que te atrae a la vitrina, lo único iluminado, es más para poder salir una persona de seguridad que surge de la nada te indica la salida con su linternita. Personalmente me parece acertado exponer así esta obra de arte dando protagonismo a la obra sin nada que distraiga a su alrededor.

The Physical Impossibility of Death in the Mind of Someone Living. 1991

Durante la exposición se pueden pasar momentos desagradables con obras como A thousand years  mostrando el ciclo de la vida a partir de las moscas que nacen, viven y mueren dentro de un cubo de metacrilato,  o el olor a colillas que invade la sala donde se encentra la obra crematorium.

Crematorium. 1996

Disfrutar de la sala llena de mariposas vivas que revolotean a tu alrededor para complementar la serie realizada a partir de las alas de mariposas, frágiles y bellas, colocadas sobre lienzos de colores. O la inquietante sala donde se recrea una farmacia con las vitrinas llenas de medicamentos estratégicamente colocados y que llevan a  la serie de las cabinas con pastillas como lullaby, pasando por sus serie de animales en formaldehido titulada  historia natural. Tras el recorrido uno se plantea porqué esto es arte, es más, ¿esto es arte?  Se me ocurre una respuesta, aunque seguro que hay muchas más, es arte por su gran escándalo que los propios medios como la crítica y la comunicación se han encargado de divulgar incluso incrementar, así que supongo que el autor estará satisfecho y no solo por su bolsillo ya que consigue una enorme suma por sus obras. Otra razón es el cambio de valor que otorga a los objetos y animales, descontextualizándolos hace que se produzca en el espectador unas sensaciones y sentimientos que no  tendría si viese los objetos dentro de su contexto habitual o los animales  vivos en su hábitat. Y no es que esto sea una novedad si no que el autor lo que hace es llevar más allá el Redy made que surgió a principios de siglo XX,  Duchamp desubicó un urinario y lo contextualizo dentro de un museo, aquí podemos ver animales en vitrinas, medicamentos, colillas o diamantes.  En cuanto al interés económico que muestra el artista creo que dentro de la era capitalista que nos ha tocado vivir no es de extrañar que el concepto del artista está en pleno cambio y esto no gusta.

Lullaby. 2002